Grandes Clásicos: Cumbres Borrascosas

En la entrada de hoy hablaré de la novela de Emily Brontë, Cumbres Borrascosas, publicada en el año 1847.

Cumbres Borrascosas es la única novela de Emily Brontë. En 1847, la novela fue publicada bajo el pseudónimo de Ellis Bell. No obstante, su hermana Charlotte (escritora también), a la muerte de la autora, la volvió a publicar bajo su verdadero nombre. Sigue leyendo

Anuncios

Dónde

Mira una fotografía de su niñez
Le asaltan infinidad de preguntas
¿Dónde queda esa niña sonriente?
¿Dónde quedan esas risas?
¿Dónde queda ese buen humor?
¿Dónde queda esa alegría contagiosa?
Esa niña creció, es mujer
Pero anhela recuperar esa parte de la niñez
Desea ser feliz de nuevo
Desea olvidar los malos momentos
Desea encontrar su camino vital
Dejando atrás su temor
Volviendo a su origen
Viviendo el momento actual

Un café, un lápiz y un papel

Relajada ante un café, un lápiz y un papel
Oigo mil historias de la gente al pasar
¿Qué dicen, qué cuentan?
Las conversaciones se entremezclan
Formando una sola con sentido propio
Es la riqueza de culturas y de orígenes
Que se mezclan por las calles de Barcelona

Cómo

¿Cómo puedo expresar los sentimientos sin palabras?
¿Cómo puedo abrazar a alguien sin brazos?
¿Cómo puedo besar a alguien sin labios?
Hay un lenguaje que no es necesario ver ni oír para sentirlo
Sólo hace falta notar el apoyo de que los que te rodean
Sólo hace falta girarse para ver la sonrisa de los que te quieren

Querer…

Querer mirar y no poder ver
Querer escuchar y no poder oír
Querer hablar y no poder decir
Querer caminar y no poder andar
Querer sentir y no poder expresar
Querer y no poder
El espíritu está encerrado
No puede salir del cuerpo inerte
Busca el modo de liberarse
Poder volar, ser libre

Amante de las Palabras

Palabras, ¿qué son las palabras?
Son formas de expresar y describir,
Sentimientos y pensamientos cobran vida
Las palabras con sus variantes y orígenes,
Nos descubren nuevos mundos mágicos
Cada palabra que aprendemos amplía nuestro mundo
Sin ellas, no existirían escritores ni poetas
No sabría vivir sin ellas, mi mundo moriría
Es por ello que me llaman Amante de las Palabras